Las ventajas de contratar un seguro de salud para autónomos

Los trabajadores por cuenta propia se enfrentan a toda una serie de ventajas e inconvenientes, con muchas diferencias en la cobertura de sus necesidades que les separan de los empleado asalariado por cuenta ajena. La principal, está en la incertidumbre económica, la mayoría de los autónomos desconocen su retribución final la cual depende de su trabajo por lo que si tienen un accidente o caen enfermos las consecuencias económicas para toda la unidad familiar son muy importantes.

Además de dejar de percibir ingresos, las prestaciones que ayudarían a paliar esta situación suelen ser insuficientes en la mayoría de los casos. La cobertura de enfermedad común y accidente no laboral (contingencias comunes) es obligatoria para todos los trabajadores autónomos, salvo para los trabajadores incorporados al Sistema Especial de Trabajadores Agrarios por Cuenta Propia, en la que es voluntaria. Por el contrario, la obligación de tener protegidas las contingencias derivadas del accidente de trabajo y enfermedad profesional (contingencias profesionales) sólo la tienen los autónomos económicamente dependientes y aquellos que se dedican a actividades profesionales con mayor riesgo de siniestralidad.

Unas coberturas insuficientes
Cubramos una o ambas contingencias, la Incapacidad Temporal da derecho a un subsidio para paliar la falta de ingresos del trabajador mientras reciba asistencia sanitaria y continúe impedido en un periodo máximo será de 12 meses, prorrogables por otros 6. Independientemente del tiempo máximo, el mayor problema lo tenemos en la prestación económica, que para los casos más comunes, las bajas de pocos días, son las más limitadas. Así, en caso de enfermedad común o accidente no laboral no se cobra nada los 4 primeros días, se aplicará el 60% desde el día 4 al 20 de la baja y del 75% a partir del día 21 de la baja. En caso de accidente de trabajo o enfermedad profesional se aplicará el 75% desde el día siguiente al de la baja, siempre que el interesado hubiese optado por la cobertura de las contingencias profesionales que como hemos visto es voluntaria en muchos casos.

Con estas escasas percepciones y sin olvidar que aun estando de baja hay que seguir cotizando en el régimen especial de autónomos y pagando su cuota, la prestación económica es muy limitada. Si se cotiza por la base mínima, recibiríamos el equivalente a unos 17 euros diarios (el equivalente a 515 euros mensuales), entre los días 4 y 20, y 643 euros a mes a partir del día 21. Si quitamos lo que paga por su cuota de autónomos a partir del segundo mes le quedarían 386 euros netos al mes de ingresos.

Las ventajas del seguro de salud
Todo ello convierte al seguro de salud fundamental para los trabajadores autónomos, cuyo objetivo principal será recuperar la actividad laboral lo antes posible y por ello se necesita tener la mejor atención médica rápidamente, evitando las lentas listas de espera del sistema público. Si además, nuestro trabajo nos obliga a viajar frecuentemente, tener excelentes coberturas médicas incluyendo otros gastos conexos como el traslado a nuestro país lo hace aún más importante.

A esto añadimos otra gran ventaja, las prestaciones por hospitalización que muchos seguros incorporan y que suponen un dinero adicional que complementa la limitada prestación de la seguridad social. Todo ello, con beneficios fiscales, un seguro de salud privado te permite desgravarte hasta 500 euros al año en la declaración del IRPF, incluyendo las pólizas de cónyuge y descendientes. Muchas ventajas para que el seguro de salud sea un complemento ideal para el trabajador autónomo.

Fte: Aegon

otros-seguros2