¿Sabías que existen diferentes causas que provocan que tus dientes se pongan amarillos? Las más comunes son: la insuficiente higiene bucodental y el consumo en exceso de alimentos